Cómo ahorrar dinero en 5 pasos para cumplir tus metas en el exterior

Desde chiquita, mi abuelo siempre me recordaba que debía ahorrar. “Mija, ahorre, que el ahorro es muy bueno”. En esa época, con apenas 9 años yo casi ni le paraba bolas a aquello de ahorrar dinero. Ja, pero entre más vieja me he vuelto, más razón le encuentro. Ahorrar es la vía para materializar tus sueños sin necesidad de endeudarte. Y claro, mi abuelito tenía toda la razón al decirme que ahorrar era muy bueno. Él lo que quería era, en otras palabras, que yo pudiera cumplir mis sueños. Los abuelitos sí que son tiernos.

Y ahora te pregunto a ti, ¿qué piensas de ahorrar? Otra forma de entender el acto de ahorrar dinero es como la práctica en la cual dejas de gastar hoy en algo para cumplir una meta a futuro. Esa meta puede ser irte de viaje, estudiar en el exterior, o trabajar en otro país. Para que logres cumplir tu meta, sea cual sea, aquí te voy a compartir una serie de tips que he practicado para ahorrar dinero, te contaré cómo organizarte para hacerlo y dónde reducir tus gastos para que puedas cumplir lo que deseas pronto.

Cómo organizarte para ahorrar dinero en 5 pasos

  • 1 paso: anota tus gastos

La mejor manera de empezar a ahorrar es anotar todo lo que gastas por un periodo de un mes. Cuando reúnas los números ordénalos y saca el total de los gastos. Entre las categorías más populares para tener en cuenta a la hora de anotar tus gastos y ahorrar son: alimentación, transporte, vivienda y entretenimiento.

  • 2 paso: plantéate metas

Crea objetivos de ahorro y ponle fecha de alcance a cada uno de ellos. Define la meta principal y luego proponte metas específicas a corto plazo. Ejemplos de metas principales son:

  • Ahorrar para un viaje
  • Ahorrar para estudiar en el exterior
  • Ahorrar para mudarte de ciudad

Las metas a corto plazo son metas más puntuales. Por ejemplo, puedes proponerte una meta de ahorrar $50 USD a la semana o al mes. Verás que si tienes metas a corto plazo, serás más exitoso ahorrando dinero a largo plazo.

  • 3 paso: calcula y reduce gastos

Con tus gastos en una mano, y tus metas en la otra, empieza a calcular en qué gastar, en qué no hacerlo y en qué ahorrar. En la siguiente sección te doy varias ideas de dónde puedes reducir gastos y cómo ahorrar dinero.

  • 4 paso: planifica tus ahorros

Si tu principal meta financiera es ahorrar dinero, haz una cosa: págate primero y trata el ahorro como un gasto. Decide qué porcentaje de tus ingresos vas a ahorrar, generalmente entre 10 y el 15 por ciento de tus ingresos. Si tus ingresos te lo permiten, y puedes ahorrar aún más, mucho mejor!

  • 5 paso: evalúa tu resultado

Al final de cada mes, ponte a la tarea de evaluar tu resultado. Analiza tus ingresos vs tus gastos y evalúa si tienes más posibilidades de ahorrar dinero.

Reduce tus gastos

Ya que has anotado tus gastos, empieza a evaluar en qué categorías puedes reducir tus gastos. Aquí te dejo varias ideas de dónde puedes reducir gastos y cómo ahorrar dinero.

Alimentación

Cocina en casa: cocinar en casa y llevar tu almuerzo a tu trabajo o universidad es una de las mejores maneras para ahorrar dinero diario y evitar tentaciones de gastar en comida. Define un menú semanal y desarrolla unas 5-7 recetas económicas que puedes repertir 1 o 2 veces por semana.

Haz una lista de mercado antes de salir de casa: revisa qué te falta de comida, haz una lista y adhierete a ella en el supermercado. Ello te ayudará a organizarte mejor y evitar comprar gusticos innecesarios. ¡A veces los ojos le ganan al bolsillo!

Ahorra en café: si eres de los que disfruta de una buena taza de café y visitar coffee shops por la ciudad es uno de tus pasatiempos, empieza a cargar tu botilito de café. Además de ahorrarte las ganas de comprarte uno en la calle, evitarás el uso de vasos desechables.

Cómo ahorrar dinero: moneda en una jarra.

Transporte

Camina o monta bicicleta: viviendo cerca a tu trabajo o a donde tengas que ir rutinariamente, puedes considerar caminar o montar bicicleta. Es una excelente manera de hacer ejercicio, mantenerte activo y ahorrar dinero en transporte.

Utiliza transporte público: si vives a unos cuántos kilómetros de tu trabajo o universidad, averigua qué transportes públicos están disponibles, el costo de cada uno y planifica el gasto total en un mes.

Ahorra en gasolina: si definitivamente prefieres moverte en carro, revisa el precio de las estaciones de gasolina en tu recorrido de tu casa al destino. ¡Cada peso por galón suma!

Vivienda

Múdate: si las condiciones se presentan, y vives solo o con tu pareja, una opción es mudarte a un lugar cercano a tu trabajo o a tu universidad. Ello permitirá que ahorres en transporte y que tengas acceso a casa para cocinar tu almuerzo.

Alquila una habitación de tu apartamento: si en tu vivienda tienes más espacio del necesario para vivir, considera alquilar una habitación en Airbnb o conseguir un roommate. Así puedes apalacarte para pagar tus gastos de vivienda y ahorrar.

Préstale atención a tus servicios públicos: el pago de electricidad es uno de los que más puede afectar tu bolsillo. Acostúmbrate a mantener apagado lo que no estés usando en el momento.

Así mismo, evalúa tus costos de televisión, teléfono e internet. Muchas veces, las empresas de telecomunicaciones te ofrecen el combo de internet + línea de teléfono + televisión y puede que ni utilices el servicio de televisión o que con el celular te baste y no necesites pagar una línea tradicional de teléfono. Si lo tienes todo instalado, comunícate con la empresa y averigua qué opciones tienes.

Entretenimiento

Cancela las suscripciones innecesarias: haz una lista de todas las suscripciones que estás pagando y evalúa cuáles estás usando raramente o busca alternativas más económicas. Por ejemplo, si estás pagando canales premium y solo vez un par de shows allí, cancélalos. O si estás pagando la membresía de un gimnasio y vas tan solo unas cuantas veces al mes, considera hacer ejercicio en un parque cercano o seguir rutinas por YouTube y ejercitar en casa.

Investiga formas de entretenimiento gratuitas: generalmente, los museos y sitios de pago ofrecen días de descuento o días de entrada gratuita. Averigua en Google y en los sitios web del lugar qué días ofrecen entradas o eventos gratis. También puedes aprovechar para salir a parques o lugares a la intemperie donde no tengas que pagar acceso.

Actividades online: busca actividades divertidas y educativas que puedas hacer por internet gratuitamente o a bajo precio. Por ejemplo, puedes optar por tomar clases artísticas en Skillshare (suscribiéndote con este enlace obtienes 2 meses gratis de membresía premium -puedes cancelar tu membresía al término de los 2 meses si no deseas continuar y no pagarás nada), puedes tomar clases gratuitas de las mejores universidades en Coursera, o puedes escuchar podcast.

Alquila libros en vez de comprarlos: si te gusta leer o estás en la universidad, opta por alquilar los libros de tu universidad o busca bibliotecas cercanas donde puedas inscribirte y rentarlos en vez de comprarlos.

4 tips para controlar tus compras y ahorrar dinero

Gusto y ahorro a la par: una manera de establecer disciplina de ahorro es “ahorrar” una cantidad igual a la que gastarías en gusticos innecesarios. Es decir, si vas por una cerveza que te cuesta $ 5 USD, ahorra la misma cantidad de dinero en una alcancía. Si concluyes que no puedes darte el lujo de ahorrar esa misma cantidad de dinero, entonces tampoco deberías darte el lujo de gastarlo. Tómalo así: por cada dólar que gastes en un gusto innecesario, deberías ahorrar otro.

Calcula el valor de algo en horas trabajadas: si estás considerando comprar algo, por ejemplo unos zapatos, divide el precio de ellos por la cantidad de dinero que ganas por hora. Si los zapatos valen $100 USD y tu ganas $10 USD por hora, pregúntate si esos zapatos valdrían 10 horas de tu tiempo trabajado. Poner las cosas en la perspectiva del tiempo trabajado, te ayudará a evaluar mejor el valor de tu dinero.

Cómo ahorrar dinero: viajes, universidad.

Aplica la regla de los 30 días: cuando estés tentado de comprar algo, evita comprarlo en ese momento. Cuando llegues a casa, anota en un papel el producto, la tienda, el precio y la fecha de cuando lo viste. Ponlo en un lugar visible y evalúa tu decisión por lo próximos 30 días averiguando alternativas y comparando precios. Pregúntate si sí es algo que quieres o es una compra momentánea. Si al final de los 30 días, todavía lo quieres, entonces ahí sí cómpralo.

Utiliza la regla de las 24 horas: para compras en las que no tienes 30 días para pensarlo, aplica entonces la regla de las 24 horas. Antes de gastar tu dinero, tómate un período de espera de 24 horas para analizar si es algo que realmente quieres. Seguramente, te darás cuenta que era una compra impulsiva y que en realidad no lo necesitas en el momento.

Decide cómo manejar tu dinero

Si usas efectivo: para mantener un registro de lo que gastas en efectivo, puedes recurrir al método de los sobres. Bajo este método, escribirás en sobres lo que calculas que debes de gastar al mes en transporte, comida, entretenimiento, etc, y guardarás el dinero destinado para cada categoría en el sobre designado para ello. Ello te ayudará a controlar tu dinero, evitar comprar cosas que no necesitas y ayudarte a ahorrar.

Si usas tarjeta: utiliza una app para monitorear lo que gastas o guarda y registra todos los recibos en lo que uses tu tarjeta y súmalos al cabo del mes. Sea la tarjeta que uses, averigua con tu banco qué beneficios obtienes al usarla, por ejemplo acumulación de millas o cash back.

Aumenta tus ingresos

Si con tus ingresos no te alcanza para ahorrar lo que necesitas, la otra alternativa es buscar maneras de aumentar tus ingresos y destinar esos ingresos a tus ahorros. Si ya estás trabajando tiempo completo, puedes buscar alternativas que no necesites un tiempo determinado sino que sea flexible. Por ejemplo vender productos (yo vendía galletas, brownies, chocolatinas, mejor dicho de todo!), o vender cosas que ya no necesites (ropa, libros, muebles).

Otra alternativa es trabajar online como freelancer ofreciendo tus servicios profesionales, enseñando español por internet, o monetizando tus habilidades creando y vendiendo cursos donde las enseñes.


Recuerda hacer una evaluación de tus resultados una vez al mes. Ello te ayudará a identificar en que areas puedes mejorar, qué gastos recortar y cómo incrementar tu ahorro.

Sígueme en Facebook
Sígueme en Instagram
Sígueme en Pinterest
Suscríbete al Newsletter

Este artículo contiene enlaces afiliados. Ello quiere decir que si das clic y compras algo, recibiré una pequeña comisión ¡sin costo alguno para ti! lo cual me ayudará a mantener este blog y a traerte más información y tips de interés. Gracias por tu apoyo :)

Escribe un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top