Mi País, Reflexiones

Colombia me regaló la pasión del fútbol

Si me hubieran preguntado a principios de la Copa del Mundo en Brasil el 2014 quiénes eran los jugadores de mi equipo colombiano, seguramente les habría contestado Falcao. No más. No señas de James Rodríguez, Cuadradro, Murillo, Arias o de nuestro invencible Ospina. Me perdí el primer partido del mundial donde Colombia derrotó a Grecia 3 a 0. 5 días después, Colombia jugaría contra Costa de Marfil. Era un jueves y, como cosa de suerte, terminé teniendo ese día libre en el trabajo. Sin pensarlo, aquel partido sería el que me enamoraría, aquel partido fue el que me mostró la dicha futbolística.

Hace unos cuantos años, cada vez que había plan futbolero con familia o amigos, yo me aburría. Renegaba, me dormía, o lloriqueaba. Ver a 22 personas correr tras un balón no me parecía nada emocionante. “Eso, esooo”, “Hágale”, “Pero como la botaaa” son dichos que escuchaba en cada partido y que para mí, no tenían sentido.

Llegó la Copa del Mundo en el 2014, y yo estaba viviendo en Denver. A última hora me enteré que Colombia había clasificado, y eso porque teníamos planeado viaje a Brasil. Brendon ya había vivido la pasión del fútbol en las dos Copas pasadas, y ¡claro! no quería perdérsela ese año. Así fue que empecé a ambientarme mirando un poco de fútbol.

El segundo partido que Colombia jugaría, sería el primero para mí. Ahí fue que conocí a la Selección Colombia: la de los “Cafeteros”, la “Tricolor”. El 19 de junio a las 10am me senté sola, frente al televisor de mi casa y vi el partido.

La ilusión de ver a Colombia jugar me puso la piel de gallina. Oí el himno nacional, y como si no lo hubiera escuchado en años, lo canté a grito herido, ¡desentonada y todo!

colombia-pasion-futbol-1

Sentía mariposas en el estómago al ver cómo los jugadores corrían tras esa pelota como quien corre por su vida. Pero no fue hasta que James anotó un gol con un cabezazo, que experimenté lo que realmente es el fútbol.

“Goooooooooool” el estadio gritaba de alegría. Las camisetas amarillas y rojas de los asistentes se veían vibrar del alboroto que hacían. Los jugadores saltoneaban y bailaban al ritmo del Ras Tas Tas. Y yo… ¡resulté haciendo lo mismo! Grité el gol como loca y bailé… sola, enfrente del televisor. Fue la primera vez que experimenté la emoción del fútbol. Fue la primera vez que viví la pasión de un gol. Fue el lindo regalo que la Selección Colombia me dio esa mañana.

Dos semanas después fuimos a Río de Janeiro. Allí viviría en pantalla grande la pasión del fútbol. Desafortunadamente, nuestro equipo fue eliminado por Brasil la tarde del 4 de julio. Fue un momento devastador, pero no desencantador. Seguí admirando mi selección por lo que había logrado, más no la critiqué por lo que no había alcanzado.

Un año mas tarde, en el 2015, nos encontraríamos con la Copa América. Y  de ella no me perdí ni un partido colombiano. Viviendo en Seúl, me tocaba levantarme a las 4 am para poder verlos en vivo y en directo. En medio de las cobijas, con ojeras y con mi iPad en mano, sufrí y me alegré con el paso del balón. “Eso eso”, “Hágale”, “Pero como la botaaaa” son frases que ahora tienen todo el sentido y hacen parte de mi vocabulario futbolero.

Hoy en día lloriqueo no porque no me guste el fútbol, sino porque sufro y me alegro con él. No solo me encanta ver a mi Selección jugar, sino que además disfruto de un buen partido. Ya hasta he ido a 3 partidos en Seúl. En uno de ellos, tuve la fortuna de ver a Colombia jugar un amistoso contra Corea del Sur. Ahora que nos alistamos para el Mundial en Rusia, estaré apoyando a mi Selección en las buenas jugadas pero también en las malas. Porque lo más importante fue que un día, un 19 de Junio a las 10 am, los Cafeteros me regalaron una pasión que solo ellos podrían haberme dado. Una pasión que una vez te atrapa, no se escapa. ¡El fútbol!

Tuve la fortuna de ir a la Copa del Mundo que se vivió en Rusia durante los meses de junio y julio del 2018. ¿Quieres saber cómo se vivió la pasión del fútbol por allá? Te lo cuento todo en Mi visita a Rusia durante el Mundial 2018 y en ¿Cómo fue asistir a un partido de Colombia en Rusia? 

Imagen: Danilo Borges

También puede interesarte:

Colombia en los Juegos Olímpicos de Invierno PyeongChang 2018

Curiosas reacciones que el “I’m from Colombia” ha causado alrededor del mundo

Choques culturales que han  sorprendido a los colombianos en el exterior

5 ideas erróneas acerca de Colombia

Mi acento Colombiano le ganó al Americano

¿Te gustó lo que acabaste de leer? Compártelo en alguna de las redes sociales y suscríbete con tu email en la caja de abajo para que no te pierdas ningún post 🖤 Sigue también mis viajes y mis aventuras diarias en Facebook y en Instagram. ¡Por allá te espero!

¿Te gustó lo que acabaste de leer?
Suscríbete vía email para no perderte ningún post.

Es gratis, respeto tu privacidad, y no es spam. ¡Te lo prometo!

Previous Post Next Post

No Comments

Leave a Reply