Viaje

Viajando España: Itinerario de viaje por carretera

España es uno de esos países que no se conoce bien hasta que no te salgas de sus grandes ciudades. Claro, Barcelona y Madrid son hermosas, pero si de verdad quisieras ver la diversidad cultural de España, no hay nada mejor como hacer un viaje por carretera. Un día podrías estar parada enfrente de la edificación más impresionante que dejaron los romanos en tierras españolas, y al otro, sentirte en un cuento de sultanes mientras admiras un masivo palacio construido por los musulmanes. Ambas obras diferentes pero despampanantes a la vez.

A mi esposo y a mi nos encanta explorar ya sea a pie o por carretera y durante nuestro viaje resolvimos alquilar un carro desde Madrid y recorrer tanto el norte como el sur de España. Además de darnos flexibilidad, fue la mejor opción en cuestión de costos, pues alquilar el carro salía más barato que pagar tren de un lado a otro. ¡Aunque nos encante el tren!

La ubicación geográfica de España la convirtió en un puente natural entre culturas provenientes de Europa, África y el Mediterráneo. Como resultado de ello, tiene un rico patrimonio histórico y cultural con vestigios romanos, vascos, musulmanes, íberos… como dice el refrán, es un melting pot que hoy en día deslumbra con su diversidad cultural y arquitectónica.

Después de conocer la bonita ciudad de Barcelona, cogimos un tren (el único del viaje) hasta Madrid, donde estuvimos 2 días. Allí en Madrid alquilamos un carro y salimos a recorrer la linda España con el siguiente itinerario de 9 días:

  • Segovia: 1 mañana
  • Ávila: 1 tarde
  • Salamanca: 2 días
  • Sevilla: 2 días
  • Ronda: 1 día
  • Granada: 2 días
  • Toledo: 1 tarde

Este es el itinerario de viaje con las paradas y sitios más importantes que visitamos. Puedes guardar el mapa y seguirlo. Si quieres ver el recorrido de Barcelona que hicimos a pie durante un día, ve aquí, y si quieres ver el de Madrid, ve aquí.

Segovia (1 mañana)

A 100 km al noroeste de Madrid, se encuentra localizada la ciudad de Segovia, capital de la provincia que lleva el mismo nombre. Es una parada ideal por dos razones: primero, porque solo necesitas unas cuentas horas para conocerla; y segundo, porque su ciudad vieja y acueducto la llevaron a ser proclamada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1985.

El Acueducto de Segovia es la edificación que la hace famosa. Además de ser una magnífica obra monumental y artística que embellece la entrada a la ciudad con sus numerosos arcos, es una imponente muestra de la ingeniería romana. Es una infraestructura con 17 km de largo que transporta agua desde el manantial de la Fuenfría hasta donde se encuentra localizado en Alcázar de Segovia, otras de las edificaciones importantes de la ciudad.

El Alcázar es un castillo-palacio construido originalmente como fortificación. Data del siglo XII y además de ser el más famoso de España, es uno de los más distintivos en toda Europa. Si lo miras detenidamente, notarás que su forma es la de la proa de un barco. Durante su historia ha sido una fortificación, un palacio, una prisión y una academia militar. Hoy en día es un museo abierto al público.

Dicen por ahí que el Alcázar de Segovia, junto con el castillo alemán Neuschwanstein, fueron la inspiración de Disney para el castillo de Cenicienta. No sé que tan certero sea, pero el parecido es innegable.

Ávila (1 tarde)

La segunda parada del primer día fue la ciudad de Ávila. Así como Segovia, Avila es también Patrimonio de la Humanidad. Es reconocida por tener la muralla medieval mejor conservada de España y posiblemente de toda Europa.

Pasamos allí unas cuantas horas. Caminamos entre sus calles y almorzamos gazpacho (sopa de tomate española. Sí que me quedó gustando ese sopa) junto con una buena copa de vino.

Salamanca (2 días)

Salamanca fue nuestro destino final ese primer día. Llegamos con la idea de quedarnos solo un día, pero nos gustó tanto esta pequeña ciudad, que terminamos quedándonos 2.

Es también Patrimonio de la Humanidad. ¡Cómo las anteriores! Qué cantidad de Patrimonios tiene España. Es una pintoresca ciudad universitaria. Su universidad -La Universidad de Salamanca- fundada en 1218, es la Universidad más antigua de España y la tercera más antigua de toda Europa. Congrega estudiantes de todo el mundo y es el ejemplo para muchas universidades en Latinoamérica.

Su plaza mayor es un vibrante lugar, especialmente por las noches. Siendo un destino universitario, verás muchos jóvenes poblar las calles. Los restaurantes que rodean la plaza son turísticos y su comida no tiene nada especial. Pero es un buen sitio para sentarse a tomar algo, ver los lugareños pasar y comerse unas cuantas tapas.

Sevilla (2 días)

Salimos de Salamanca bien temprano hacia Sevilla. Hay 460 km de distancia entre las dos ciudades, lo que se demora 4 horas a paso rápido.

Sevilla es la capital de Andalucía, región al sur de España. Pasear por esta región es transportarse al mundo de Aladino, de medio oriente. No sé si sabrás, pero la península ibérica estuvo bajo el mando musulmán durante los años 711 y 1492. Andalucía por su parte, es la máxima representante de los vestigios que dejó este mando en la península. Su arquitectura y sus muestras artísticas son una encantadora fusión de culturas. Los territorios bajo el mando musulmán se le conocieron como Al-Ándalus, bocablo árabe para indicar “territorio musulmán”.

Empezamos por conocer el Real Alcázar de Sevilla. Este es un palacio fortificado y fue construido en diferentes etapas. Es por ello que contiene arte islámico, gótico, renacentista y barroco.

Habíamos comprado los tiquetes por internet para el medio día. El Alcázar es tan grande que hasta ni Google Maps sabía con certeza dónde quedaba la entrada. Dimos vueltas y vueltas afanados de perder nuestra entrada hasta que al final una abuelita supo darnos las indicaciones correctas.

En 1987 fue declarado Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Lo que a mí más me gustó de allí fue la cantidad de colorines y formas que tenían sus baldosas.

Entre otras de las actividades que hacer en Sevilla, está ir a ver Flamenco. El flamenco es un estilo de danza propio de Andalucía. Incluye canto, toque y baile. Ah, y una vestimenta distinguida. Data del siglo XVIII y es otro resultado del mestizaje cultural de la península. Vimos un show en el Museo del Flamenco. Duró una hora, una hora muy intensa para los bailarines.

La Plaza de España en Sevilla fue una de mis plazas favoritas en toda España. ¡Parecía de película! Tanto, que en efecto ha salido en varias películas, como en Star Wars: Ataque de los clones.

Ruta de los pueblos blancos

De Sevilla seguimos para Granada. Durante el camino aprovechamos para hacer parte de la ruta de los pueblos blancos. Es una preciosa conglomeración de 20 pueblitos con casas blancas que une las provincias de Cádiz y Málaga. Las casas están pintadas con cal para repeler las altas temperaturas de la zona y decoradas con macetas con coloridas flores.

Dos de pueblitos los más representativos son Arcos de la Frontera y Ronda.

Arcos de la Frontera creo yo que es el más blanco de todos…

Y Ronda es famoso por su Puente Nuevo.

Nuevo a comparación a otros dos, porque de nuevo hoy en día, no tiene nada. Fue inaugurado en 1793.

Granada (2 días)

Oh, Granada. Siendo la última ciudad reconquistada por los Reyes Católicos en 1492, es la que más aroma árabe contiene. Allí existió el Reino Nazarí de Granada entre los años 1238 y 1492. Su centro, sus calles, el barrio de Albaicín, la Alhambra… todo ello es una muestra de la combinación de culturas a través de los años.

Tomamos un Free Walking Tour que pasaba al frente de nuestro hotel. Se llamaba Feel the City Tours (también está en otras ciudades como en Sevilla y en Madrid). Durante 2 horas caminamos y aprendimos de la historia de esta afamada ciudad.

Empezamos por visitar la estatua de Isabel la Católica, pasamos por el corral de carbón (alhóndiga árabe mejor conservada de la península), la alcaiceria (un mercado artesanal), la Capilla Real (en esta capilla es donde está enterrada la reina Isabel la Católica, su esposo Fernando II de Aragón, su hija Juana la Loca, el esposo de Juana -menos su corazón porque en su testamento decía que parte de su cuerpo debía enterrarse en su tierra Natal- y un nieto de la reina), la Catedral (una de las más grandes del mundo) y terminamos en el barrio Albaicín, el barrio musulmán.

El Albaicín es el barrio frente a la Alhambra. Siendo el antiguo barrio árabe, caminar por sus calles empedradas, sus caminitos escondidos, y sus colinas, es una actividad infaltable. Ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad y es una buena ocasión para degustar hummus, falafel, kibbe, o alguna otra delicia árabe.

El Mirador de San Nicolás es el mejor lugar para ver tanto la Alhambra como la ciudad desde la alturas. Requiere una buena caminata, pero tiene una grata recompensa.

Visitamos la Alhambra temprano una mañana. Es unos de los monumentos más visitados de toda España y es por ello necesario comprar los tiquetes con antelación. La Alhambra es un conjunto de palacios (Palacios Nazaríes), jardines y fortaleza que servía como alojamiento para el monarca y a la corte del reino nazarí de Granada. Es un complejo bastante grande, pues albergaba una ciudadela dentro de la misma ciudad de Granada. Así como el Alcázar de Sevilla, tiene un montón de baldosas coloridas en su interior.

Toledo (1 tarde)

La última parada de nuestro viaje por carretera la hicimos en Toledo. Una hermosa ciudad conocida como la ciudad de las tres culturas por haber estado poblada por cristianos judíos y musulmanes.

Allí es suficiente con ir solo un día. Llegamos a la hora del almuerzo y nos fuimos a la hora de las onces. Caminamos por sus casas, sus estrechas calles, su catedral y su reciente estatua dedicada a Miguel de Cervantes. Allí, junto a la estatua, me senté a dibujar el famoso Quijote de la Mancha como parte del proyecto de los 100 días que me encontraba haciendo en Instagram.

Artículo relacionado: 10 datos curiosos de España en dibujitos 

De salida paramos en la Ronda del Valle, lugar desde donde se obtiene la icónica foto de Toledo y una de las más pintorescas de España.


De ahí fuimos de regreso a Madrid y devolvimos el carro allí. Fueron 9 días de mucha historia, comida y caminata que me dejaron cansada pero fascinada. Hay tanto por ver y tanto por aprender en España, que podría pasar meses y meses y explorando y asombrándome aún más con sus patrimonios de la humanidad. ¡Qué cantidad que tiene! ¡Y qué riqueza natural la que contiene!

Tips de viaje:

  • En Barcelona y Madrid usamos en Airbnb para hospedaje, pero en el viaje en carretera usamos la aplicación de Hotel Tonight, tenía muy buenos descuentos.
  • Por medio de Hotel Tonight encontramos la cadena de hoteles Room Mate que me pareció muy buena. Usualmente tienen una ubicación central y en la aplicación ofrecen descuentos.
  • Si vas en carro, lo mejor es quedarte en el centro para dejar carro parqueado y solo tener que caminar.
  • Compra los tiquetes para el Alcázar de Sevilla y La Alhambra con anticipación. Para La Alhambra nosotros compramos la Granada Card que incluía otros sitios de interés y transporte.
  • Aprovecha los Free Walking Tours en Sevilla y Granada.

¿Te gustó lo que acabaste de leer? Compártelo en alguna de las redes sociales y suscríbete con tu email en la caja de abajo para que no te pierdas ningún post 🖤 Sigue también mis viajes y mis aventuras diarias en Facebook y en Instagram. ¡Por allá te espero!  

¿Te gustó lo que acabaste de leer?
Suscríbete vía email para no perderte ningún post.

Es gratis, respeto tu privacidad, y no es spam. ¡Te lo prometo!

Previous Post Next Post

2 Comments

  • Reply Isabel Montaño November 14, 2017 at 2:01 pm

    Bravo Andre!!! Me imaginé todo tu viaje como si estuviera contigo… lastima que no nos pudimos encontrar esta vez pero la proxima no habrá pierde!

    • Reply Andrea November 15, 2017 at 1:48 am

      Gracias, Isa! Siiii qué lástima! la próxima cuadramos mejor para encontrarnos. Un abrazote :)

    Leave a Reply