Viaje

Así conocí Madrid en un día

Habíamos planeado estar en Madrid 2 días, 3 noches. Llegamos allí en tren una noche después de visitar la bonita ciudad de Barcelona. De la estación de trenes, Atocha, hasta el Airbnb donde nos quedaríamos por un poco más de 48 horas habían unos 12 minutos de caminata. Nos chequeamos, organizamos nuestras maletas y salimos a comer a eso de las 9:30pm. En España la hora de la cena es tarde. Es más, todo el horario se corre porque a media tarde los habitantes se toman la famosa siesta.

Nos estábamos quedando en el barrio Las Letras, barrio donde famosos escritores de la era de oro de los siglos XVI y XVII, como Lope de Vega y Miguel de Cervantes, vivieron y rumiaron por las calles. El acceso a vehículos está parcialmente restringido y ciertas calles son exclusivamente peatonales. Está llena de restaurantes chic, de librerías y de boutiques. Esa primera noche comimos en un restaurante cercano que ofrecía delicias latinas: platanitos, patacones, arepas, jugo de maracuya… y yo no pude aguantarme las ganas y lo probé todo.

¡TODO!

Hasta que la gula terminó castigándome. Porque esa noche y el siguiente día, estuve postrada en el sofá y mi estómago solo me recibió galletitas, caldo, y gelatina.

Nos tocó entonces conocer todo el último día. Caminamos hasta el cansancio, pero comprobamos que sí se puede conocer Madrid (los highlights) en un día. Por lo menos en verano, cuando el sol no se esconde sino hasta las 10 de la noche.

Recorrido a pie en Madrid

Este mapa interactivo detalla nuestro itinerario del día. Te lo dejo aquí como guía. Puedes seguirlo paso a paso, abrirlo y guardarlo para tu visita en Madrid.

Empezamos el recorrido en la Puerta del Sol, la plaza más famosa de Madrid y por la tanto, la más recurrida.

Es también la más central (literalmente), pues allí se encuentra el kilómetro cero de las carreteras radiales de España. Contiene, además, la famosa estatua del Oso y el Madroño, símbolo oficial de la ciudad.

El origen de este símbolo es incierto, pero una de las teorías cuenta que durante la edad media tanto en Madrid como en los alrededores, los osos y los madroños abundaban.

Seguimos por la Calle Peatonal de la Montera, adyacente a la Puerta del Sol. Ella comunica esta plaza con la Gran Vía, la avenida del shopping por excelencia.

La Gran Vía va desde la Puerta de Alcalá hasta la Plaza de España y contiene cientos de tiendas, bares, hoteles, bancos y es famosa por los cines y teatros que allí alberga. En los últimos años, sin embargo, los cines han decrecido y han sido reemplazados por otros establecimientos comerciales.

La construcción de esta vía, la más importante de Madrid, data desde 1910 hasta 1931. Sus pomposos edificios son una importante muestra de la arquitectura del siglo XX.

No compré nada, pero si entré por un buen rato a la Casa del Libro. ¡Hace demasiado no veía tantos libros en español en un mismo espacio!

Caminamos un poco más admirando los demás edificios glamorosos de esta vía y ya luego cogimos rumbo hacia el Palacio Real. Este es la residencia oficial del Rey España, aunque él no vive en este sino en el Palacio de la Zarzuela a las afuera de Madrid. El Palacio Real es usado únicamente para actos solemnes y ceremonias de estado.

Sin contar con mucho tiempo, nos limitamos a verlo desde afuerita. Nos quedamos en la Plaza de la Armería, ubicada frente a la fachada sur del palacio y escuchamos música callejera un tanto variada: el artista pasaba de boleros, a “Despacito” a canciones francesas. Muy diverso repertorio sí que tenía.

A otro lado de la plaza de la Armería se encuentra también la Catedral de la Almudena, principal templo de la archidiócesis de Madrid. Entramos gratis, por unos 10 minutos y con ella quedamos con la ración suficiente de catedrales por un día.

El Mercado San Miguel fue la siguiente parada. Establecido en 1916, es uno de los mercado más atractivos de la ciudad. Su llamativa arquitectura con grandes ventanales y postes de hierro, lo hacen una pieza de lujo digna de por lo menos una visita. Y no es en vano, pues en el 2000 fue designado Bien de Interés Cultural.

Ofrece productos gourmet muy vistosos a los ojos: vino, tapas, frutas, postres. Todo muy rico, eso sí, pero así mismo carito.

A tan solo 5 minutos de allí se encuentra la Plaza Mayor, la plaza principal de la ciudad. Tiene 9 entradas y entre sus pórticos está llena de tiendas y cafés tradicionales.

Fue inagurada en el año 1619 y desde ese momento ha sido testigo de una gran variedad de eventos como coronaciones, ejecuciones, pelea de toros… y de toneladas de turistas.

El segundo tramo de highlights requiere una caminata de 25 minutos. Pero es una grata caminata. Volvimos a pasar por la puerta del Sol y después de otros 15 minutos llegamos a la Plaza de Cibeles.

Esta plaza uno de los lugares más simbólicos de la ciudad y divide los distritos de Centro, Retiro y Salamanca. En el centro de la Plaza se encuentra la Fuente de Cibeles. Fue concebida dentro de un plan de remodelación urbana en el siglo XVIII y representa la diosa madre Cibeles sobre un carro tirado por leones.

La Plaza está bordeada de 4 importantes edificios, siendo el más icónico el Palacio de Cibeles. Construido entre los años 1907 y 1919, fue hasta principios de la década del 2000 el Palacio de las telecomunicaciones, pues era la sede de correos y telégrafos de España. Hoy en día, es la sede del Ayuntamiento de Madrid.

A unas pocas cuadras está la Puerta de Alcalá. Situada en el centro de la rotonda de la Plaza de la Independencia e inaugurada en 1778, era una de las cinco antiguas puertas reales que daban acceso a la ciudad de Madrid. Se construyó bajo el mandato de Carlos III como parte de las reformas de embellecimiento de la ciudad. Su diseño y obra estuvieron a cargo de el artista italiano Francesco Sabatini, de ahí que su fachada tenga un aspecto monumental similar a los arcos del triunfo romanos.

Para terminar el día, fuimos al Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, centrado en el arte del siglo XX y contemporáneo. En su colección permanente tiene obras de grandes artistas españoles del siglo XX, especialmente Pablo Picasso, Joan Miró y Salvador Dalí. Es uno de los museos de arte más importantes de Madrid —junto con el Museo del Prado—. Allí puedes entrar gratis de 7pm a 9pm de lunes a sábado (exceptuando el martes porque está cerrado) y los domingos de 2:30pm a 7pm.

En la época que fuimos había una exhibición especial de Picasso y de su majestuosa obra Guernica en honor a los 80 años de dicha obra. Es un cuadro gigante (mide 3.49 metro de alto, por 7.76 metros de ancho) pintado como óleo sobre lienzo y representa el bombardeo de Guernica durante la Guerra Civil Expañola. No era permitido tomar fotos dentro del museo, pero aquí te comparto una foto del Guernica que se encuentra en la web de Museo Reina Sofia.

Fuente: Museo Reina Sofía

Fue un largo día, sí. Aprendimos de historia, gastronomía, arte, arquitectura y del shopping, claramente. Madrid me sorprendió en cantidades, especialmente porque todo el mundo me hablaba de Barcelona pero no de la capital. Para mi record, estas dos ciudades quedaron empatadas en cuanto a encanto artístico. Me fascinaría poder ir a visitarla de nuevo y deambular por sus calles aprendiendo aún más de su literatura y de su arte. Y cómo no, de su cocina y de su sangría.

Esa noche nos alistamos para salir temprano la siguiente mañana en viaje en carretera por España. Viajamos por 10 días. ¡Te estaré contando los detalles del itinerario en los próximos artículos!

¿Te gustó lo que acabaste de leer? Compártelo en alguna de las redes sociales y suscríbete con tu email en la caja de abajo para no perderte ningún post 🖤 Sigue también mis viajes y mis aventuras diarias en Facebook y en Instagram. ¡Por allá te espero!  

Recorrer Madrid en 1 día es posible. Aquí te comparto este itinerario que incluye los highlights de esta capital española.

¿Te gustó lo que acabaste de leer?
Suscríbete vía email para no perderte ningún post.

Es gratis, respeto tu privacidad, y no es spam. ¡Te lo prometo!

Previous Post Next Post

No Comments

Leave a Reply