fbpx
Viviendo en el Exterior

Guía para ser culturalmente efectivo viviendo en el exterior

Ya sea por trabajo, por amor, por familia o por elección muchos decidimos irnos a vivir al exterior. En mi caso, por ejemplo, lo hice por amor y por elección. El hecho de estar en un país o continente diferente a casa ya es de por sí un reto, sin embargo, el reto aún más grande es poder adaptarnos culturalmente a ese nuevo lugar en el que residimos. Está comprobado que muchos expatriados —personas que voluntariamente viven fuera de su país natal permanente o temporalmente— deciden irse a otro país o devolverse al suyo debido a la inhabilidad de adaptación a la nueva cultura.

Además de no ser un proceso rápido, adaptarse es una tarea que nos causará decepciones, dolores de cabeza y que requiere de mucho aprendizaje: ser capaz de ver el mundo desde otros puntos de vista, derribar paradigmas y cambiar.

Una cosa sí es clara: ¡adaptarse no es fácil!

La buena noticia, es que el ser dificil no significa que sea imposible. Así como tú, yo también he tenido momentos de confusión, impaciencia y desespero. Los procesos de adaptación no han sido fáciles, pero sin duda, con el tiempo y con los errores, he ido aprendiendo a adaptarme sin tantos dolores y a evitar incidentes culturales que perjudican tanto al expatriado (nosotros) como a los lugareños.

Este es un tema que me apasiona y me parece de suma relevancia para todos los que vivimos en el exterior. Combinando mis experiencias, artículos leídos y lo que dice el libro The Art of Crossing Cultures de Craig Storti, quiero contarte qué hacer para evitar o disminuir los momentos de ansiedad a la hora de interactuar con otra cultura. (Eso sí, ten en cuenta que experta no soy, esto es simplemente cosas que me han servido y considero de gran ayuda).

Choque de país vs choque cultural

Es importante diferenciar el choque que tenemos al llegar a un país con el choque cultural. El choque de país, como le llamo yo, es aquel que involucra el ambiente físico de un lugar: el clima, el transporte, la arquitectura, la infraestructura telefónica, el internet, las carreteras… Así mismo, puede involucrar el cambio de rutinas y la carencia de insumos, comidas, servicios y productos a los que estamos acostumbrados.

El choque cultural, por otro lado, es aquel que involucra el comportamiento, las costumbres y las acciones de los lugareños. Este hecho, crea en los extranjeros una desorientación sicológica al no saber qué hacer o cómo actuar en una situación en particular. ¿Cómo saludo? ¿Cómo me visto? ¿Me quito lo zapatos? ¿Qué digo? ¿Lo miro a los ojos?

So apparently bears go out for coffee dates in Korea. #justinkorea #coffeedates #koreanpeople

A photo posted by Andrea Benavides (@colombianabroad) on

Como viajeros, es común que nos enfrentemos con el choque de país. El clima, el transporte y el acceso a internet serán aspectos que notaremos en los primeros días de nuestra visita. Sin embargo, dependiendo de la longitud de nuestra estadía, puede que no nos encontremos con choques o incidentes culturales.

Tipos de incidentes culturales

El choque cultural está compuesto por incidentes culturales. Aquellos incidentes involucran al expatriado y al lugareño. Es importante resaltar que no todas las interacciones interculturales resultan en incidentes culturales.

Según Storti, existen dos tipos de incidentes:

  1. El comportamiento de un lugareño confunde, frustra o molesta a un expatriado.
  2. El comportamiento de un expatriado confunde, frustra o molesta a un lugareño.

En ambos incidentes, los extranjeros somos los que más sufrimos.

¿Por qué suceden los incidentes culturales?

Todos tenemos la tendencia a interpretar la realidad a partir de nuestros parámetros culturales. Eso es completamente normal. Además, solemos considerar que nuestras prácticas culturales son superiores a los comportamientos de otras culturas. Este concepto se conoce como etnocentrismo.

Desde pequeños, aprendemos de nuestras familias y en el colegio cómo nos debemos comportar en nuestra sociedad. Todo lo que hacemos, por ende, nos parece normal: comer ciertos alimentos, vestirnos con cierta vestimenta, saludar de cierta manera…

A la hora de tener un intercambio cultural, asumimos que la otra persona es como nosotros y que debería comportarse dentro de los parámetros “normales” que hemos establecido. Cuando no lo hace, es cuando se crea un incidente cultural.

Las consecuencias de estos incidentes culturales pueden ser desastrosas: empezamos a hacer juicios falsos acerca de los lugareños, limitamos el contacto con ellos y nuestra ansiedad, estrés y frustación en cualquier situación en dicha cultura es aún mayor.

A partir de lo anterior, la única solución que vemos es refugiarnos en la burbujita de la comunidad expatriada. Ahora, ten en cuenta que involucrarse en dicha comunidad no es malo, lo malo es tenerla como refugio y no salir a conocer la cultura del país donde residimos.

¿Cómo evitar los incidentes culturales?

Antes de solucionar los incidentes culturales, concéntrate primero en acomodarte en tu nuevo hogar:

  • Ten en cuenta que habrán muchos cambios que tendrás que hacer.
  • Cuida tu cuerpo, mantente sana y descansa bastante.
  • Realiza aquellas actividades que te desestresan y relajan.
  • Comunícate con tu familiares y amigos.
  • Sal a la calle, ve gente, haz cosas. Entre más te distraigas, más mantendrás alejada esa depresión que seguramente está ahí latente.

Ahora sí, sabiendo qué es lo que causa los incidentes, podemos ahora proponer su solución:

Dejar de asumir que las otras culturas son como la nuestra.

Es fácil decirlo, pero dificil de poner en práctica ¿cierto?

Existen, entonces, dos cosas que podemos hacer para solucionar el problema:

  1. Dándonos cuenta que tenemos la expectativa de que el otro se comporte como nosotros. Para ello, presta atención a las reacciones que tienes frente a los incidentes culturales. Asigna tiempo durante tu día donde recuerdes cuando te molestaste por algo que un lugareño haya hecho. Con el tiempo, estarás más consciente de tus emociones y de tus reacciones frente al comportamiento de la cultura local.
  2. Aprende acerca de la cultura

Observa: sal, ve a caminar al mall, al parque; ve a un restaurante local, mira qué comen y cómo comen. Ve a festivales, aprende con qué se divierten.

Conversa: habla con algún local. Asiste a actividades culturales. Pregunta. No hay nada mejor que aprender de los mismos lugareños.

Estudia: lee, lee, lee. Aprende de su historia, su cultura, sus puntos de vista.

La clave está en combinar estos 3 métodos. Cada uno te provee algo diferente.

El proceso lo podemos resumir de la siguiente manera

Incidentes culturales

A tener en cuenta…

El comportamiento de otras culturas tiende a estar en una de estas 3 categorías:

  1. Cosas que los lugareños hacen las cuales son admirables y que terminas adoptando para ti misma.
  2. Cosas que no harías en dada situación pero que aprendes a vivir con ellas.
  3. Cosas que violan tan desmesuradamente valores fundamentales a tu identidad y estima que terminas rechazándolos por completo.

Esta tercera categoría es a la que le debes tener cuidado. Sí, este comportamiento creará incidentes culturales, y lo que puedes hacer en dicha situación es hablar con el otro, y contarle que, aunque sabes qué es lo que debes hacer en dicha situación, por razones personales no podrás cumplirlo.

Lo que no deberías hacer es comprometer tu identidad o estima y aceptar comportamientos que van en contra de tus valores. Es por ello que es importante que primero entiendas la cultura y luego juzgues qué comportamientos no son aceptables moralmente para ti.

Al final, para ser culturalmente efectivo, no tienes que convertirte en un lugareño. Lo que debes hacer, más bien, es tratar de ver el mundo como ellos lo hacen y tratar de imaginar cómo ellos te ven a ti.

¿Te gustó lo que acabaste de leer? Compártelo en alguna de las redes sociales 🖤 Sigue también mis viajes y mis aventuras diarias en Facebook y en Instagram. ¡Por allá te espero!  

¿Te gustó lo que acabaste de leer?
Suscríbete vía email para no perderte ningún post.

Es gratis, respeto tu privacidad, y no es spam. ¡Te lo prometo!

Previous Post Next Post

2 Comments

  • Reply Dur May 22, 2016 at 2:24 pm

    Super!! Siiii definitvamente si cada uno antes de emprender un viaje hacer el curso de Mitigación al choque cultural, de verdad que nos frutaríamos menos. Este artículo es un curso general :) Recomendado. Oye, haz uno solo de la cultura Coreana, mucho pedir jejeje. Abrazos!

    • Reply Andrea May 23, 2016 at 2:35 am

      Tienes toda la razón ;) Haha pues ando aprendiendo de la cultura coreana poco a poco. Eso sí tengo en mente escribir una guía (o muchas) acerca de esta interesante cultura. Abrazos!

    Leave a Reply